Los robots ya llegaron a las escuelas: ¬Ņy ahora qu√©?

Si bien el ic√≥nico HAL 9000 de 2001: una odisea del espacio a√ļn no es un elemento fijo en nuestros hogares, muchos de nosotros tenemos asistentes inteligentes, como Alexa o Google Home, que nos ayudan a administrar nuestra vida cotidiana. Y esa tecnolog√≠a tambi√©n se est√° convirtiendo r√°pidamente en un lugar com√ļn en las escuelas. Algunos sostienen que los asistentes inteligentes ser√°n una de las tecnolog√≠as m√°s disruptivas en el futuro cercano.

¬ŅQu√© impacto tendr√°n estos asistentes en la educaci√≥n, y qu√© desaf√≠os y oportunidades presentan para educadores, profesionales e investigadores? Como l√≠der en innovaci√≥n sobre el ¬ęqu√©, por qu√© y c√≥mo¬Ľ de los robots y el aprendizaje, estas son preguntas que me preocupan.

¬ŅCu√°les son los robots del d√≠a, los asistentes de IA?

Pueden parecerse a muchas cosas diferentes: pueden ser como robots que hemos visto en las pel√≠culas de Star Wars, o ser un software que se ejecuta en una plataforma m√≥vil en la web. Por ejemplo, la aplicaci√≥n Waze es un ayudante de manejo basado en IA, Siri es un agente de voz para su tel√©fono, Alexa y otros nos ayudan a comprar y navegar por Internet, Duolingo es su tutor para idiomas extranjeros y el sistema de recomendaci√≥n de Amazon.com le ayuda a navegar por las ofertas de los vendedores. No todos los asistentes tienen voz, cuerpo o incluso se les llama asistentes. Todos ellos incluyen sistemas inteligentes separados que hacen cosas diferentes pero est√°n coordinados para presentarnos con un ¬ęasistente¬Ľ coherente.

¬ŅPor qu√© necesitamos asistentes basados ‚Äč‚Äčen m√°quinas?

La abrumadora cantidad de datos disponibles en Internet necesita ser cuidadosamente seleccionada para un uso óptimo. En la educación tradicional, este era uno de los deberes principales de la escuela: se les decía a los estudiantes qué materias estudiar, en qué orden, qué leer, cómo colocar esta información en un sistema coherente y cómo descubrir las relaciones entre partes de la escuela.

Entrar en el mundo de los asistentes educativos de IA. Ellos curan la World Wide Web para cada uno de nosotros individualmente para diferentes prop√≥sitos. Cuanto mejor sea la curaci√≥n, las recomendaciones y la planificaci√≥n, mejor ser√° el asistente, y cuantas m√°s √°reas pueda abordar un asistente, m√°s logrado ser√°. Adem√°s, cuanto mejor pueda ¬ęaprender¬Ľ el asistente para aplicar informaci√≥n de un √°rea a otra, m√°s sofisticado ser√°. Un asistente sobresaliente usa no solo patrones en datos en bruto sino tambi√©n estructuras l√≥gicas y dominios de conocimiento.

Aqu√≠ es donde los tutores y compa√Īeros educativos tienen el potencial de sobresalir. A medida que aprenden de datos confiables sobre un estudiante y se involucran con la teor√≠a cognitiva del aprendizaje que rige estos datos, pueden explicar las dependencias entre dominios de conocimiento, permitiendo una mejor evaluaci√≥n y consejos a estudiantes a trav√©s de una mir√≠ada de situaciones.

Los maestros pueden mediar a trav√©s de tutores basados ‚Äč‚Äčen inteligencia artificial para obtener experiencias y resultados de aprendizaje √≥ptimos. Pueden enfocarse en los aspectos sociales del aprendizaje, utilizando la conversaci√≥n de persona a persona, por ejemplo, sobre los personajes de Shakespeare y su relevancia para la vida cotidiana personal de los estudiantes, mientras que el asistente de inteligencia artificial puede ayudar a los estudiantes individuales a prepararse para tal discusi√≥n.

Si un estudiante tiene necesidades especiales, el papel del asistente de inteligencia artificial en el aula puede ser más significativo: un asistente de inteligencia artificial específico puede cambiar la fuente, proporcionar apoyo para las personas con discapacidad visual o proporcionar personajes de aspecto más simple con voces más agradables. Para aliviar la entrada abrumadora para los estudiantes autistas. Del mismo modo, micro-asistentes especializados que van desde el apoyo médico hasta la facilitación de la experiencia en el aula (implantes, dispositivos portátiles, realidad virtual y sensores) serán parte de la experiencia educativa.

Si vienen los robots, ¬Ņqu√© se supone que debemos hacer ahora?

Como siempre, como educadores necesitamos aprender m√°s sobre los asistentes y sus capacidades. Necesitamos convertirnos en usuarios informados y preguntar sobre la calidad de los datos que alimentan al asistente de inteligencia artificial: ¬Ņqu√© tan confiable es? ¬ŅCu√°n protegido est√°? ¬ŅCu√°les son los beneficios y riesgos de la privacidad? ¬ŅSe han realizado pruebas de equidad en los datos y algoritmos de capacitaci√≥n para garantizar que el tutor no muestre sesgos hacia los subgrupos de personas?

Los educadores deben solicitar evidencia de validez a las compa√Ī√≠as de tecnolog√≠a educativa. ¬ŅSe han publicado art√≠culos que describan la eficacia del trabajo en revistas revisadas por pares? ¬ŅSe presentaron patentes? Los educadores deben esperar transparencia y solicitar los informes que documentan la eficacia del asistente. ¬ŅSe realiz√≥ una investigaci√≥n comparando el uso del asistente particular con otros asistentes y / o con un grupo de control en una experiencia de clase? ¬ŅLas muestras de estudiantes para los estudios fueron lo suficientemente grandes? ¬ŅC√≥mo se desempe√Īaron los diferentes estudiantes? ¬ŅQui√©n gan√≥ m√°s trabajando con un asistente? ¬ŅQui√©n gan√≥ menos? ¬ŅPor qu√©? La comunidad educativa debe ser transparente y estar sujeta a est√°ndares m√°s altos de investigaci√≥n y desarrollo de calidad, m√°s all√° del tono de marketing.

Además, los maestros deben contar con el apoyo de los asistentes, no al revés. Los maestros deben decidir cuándo y cómo se utilizan los asistentes en la escuela para que la experiencia escolar siga siendo social e interactiva, al tiempo que se incorporan asistentes y tutores especializados.

¬ŅQu√© se supone que deben hacer los investigadores?

Necesitan trabajar incansablemente por la calidad de la infraestructura ¬ęinvisible¬Ľ: la calidad de la medici√≥n, la validez de la teor√≠a detr√°s de los asistentes, la validez de las recomendaciones y la imparcialidad de los resultados. Necesitan incorporar las teor√≠as del aprendizaje, los aportes de los expertos y la psicometr√≠a del aprendizaje y la medici√≥n en la columna vertebral de los asistentes rob√≥ticos. Y debemos trabajar estrechamente con los maestros para comprender sus necesidades e incorporar sus mejores pr√°cticas en el dise√Īo del asistente.

Los ¬ęrobots¬Ľ ya forman parte de nuestra vida cotidiana, y de hecho est√°n llegando a las escuelas. De hecho, en muchos casos, ya est√°n all√≠. Para aprovechar el potencial de estas nuevas tecnolog√≠as de inteligencia artificial para mejorar el aprendizaje de los estudiantes, el juramento hipocr√°tico para educadores y comunidades educativas nunca ha sido m√°s relevante que hoy.